Diario de una vida

Diario de una vida
Lo que he aprendido hasta el día de hoy...

viernes, 23 de diciembre de 2011

Mi situación actual desde otra perspectiva

He decidido no estar por más tiempo así, sino al contrario, disfrutar de todas las cosas de la vida.
Si bien es cierto que mi situación sentimental no es la ideal, no por ello tiene que arruinar otros aspectos de mi vida. Trato de apartarlo de mi mente, cada vez que vuelve sin ser llamado. O a veces también, lo recuerdo con cariño, no por lo que pudo haber sido y no fue, sino como lo que es ahora, y nunca dejará de ser: un muy buen amigo. Es gracias a eso, de lo que estoy segura, que mantengo apartada la tristeza, aunque de vez en cuando me alcance la nostalgia. Pues también lo extraño, en cada momento que paso sin verlo, sin poder platicar con él, sin poder saber de él. Y hay veces en las que quiero que sepa todo lo que siento por él, para ver si así cambia su comportamiento para bien, pero no lo digo porque no quiero que cambie para mal, como es muy probable que pase si lo llega a saber.
Es mejor mantener guardado este secreto, que a nadie hace daño; atesorar este lindo sentimiento, pero procurando mi felicidad por encima de todo, porque es lo más importante. 
Y sin importar lo que él haga o deje de hacer, mi felicidad debe ser mi prioridad. Para eso está mi familia, y están mis amigos, que saben lo que pasa y me comprenden, y me brindan todo su apoyo.
Estas no serán solo palabras, sino que están pasando a formar parte de mi realidad.
Algo que leí, que Yeni, una amiga muy querida, compartió con todos, me hizo reflexionar sobre mi actitud hacia mi situación, y pensar en que podía cambiar, y que lo comparto aquí. 

Jamás permitas que ningún hombre te esclavice, tu naciste para ser amada… no para ser esclava.
Jamás permitas que tu corazón sufra en nombre del amor, amar es un acto de felicidad, no de sufrimiento….
Jamás permitas que tus ojos derramen lágrimas por alguien que nunca te hará reir 
Jamás permitas que tu cuerpo sea usado, es la morada de tu espíritu, mantenlo apreciado….
Jamás permitas quedarte horas esperando por alguien que nunca vendrá, aunque te lo tenga prometido…
Jamás permitas que tu nombre sea pronunciado en vano por un hombre que no vale la pena….
Jamás desperdicies tu tiempo con alguien que nunca tendrá tiempo para ti…
Jamás permitas que alguien te hable a gritos, Si te han de hablar…..que sea con amor..
Jamás permitas que pasiones desenfrenadas te saquen de un mundo real para hacerte entrar en uno que nunca existió…
Jamás permitas que tus pies caminen en dirección de un hombre que se la pasa huyendo de ti…
Jamás permitas que los sueños de otros se mezclen a los tuyos, haciéndolos girar en una gran pesadilla…
Jamás permitas vivir angustiada en la dependencia de un hombre, haciéndote creer que tu naciste inválida y sin iniciativa
Jamás permitas que el dolor, la soledad, el resentimiento, los celos, y el rencor debiliten la enorme fuerza que Dios puso dentro de ti….
Jamás te permitas… ¡¡¡perder tu dignidad de ser mujer!!!!!

JAMAS SE LO PERMITAS ….A NADIE

martes, 29 de noviembre de 2011

Deja a quien te deja



"Deja a quien te deja" adaptado desde un punto de vista más femenino, aunque puede aplicar para ambos sexos, ya que tanto a los hombres como a las mujeres les duele una ruptura sentimental, cuando querían realmente a una persona, pero este escrito nos dice que no hay que sufrir por quien no nos valora.


He llegado hasta el fin y al parecer los mismos sintomas de anteriores relaciones vuelven a visitarme.Empiezo a pensar mucho en él, busco su numero en mi cel y si lo veo conectado hago doble click en su correo esperando que su ventana parpadee.En si es dificil pero es necesario de una vez sacarte de mi mente por las buenas o a la mala.


Después de muchos años de experimentar lo mismo, de cada despedida, cada adiós camuflado de un "te quiero mucho, pero es mejor tomarnos un tiempo", "creo que no está funcionando", "eres una persona muy especial para mi, y lo sabes", "no eres tú, soy yo", entre otras tantas, me he dado cuenta que la culpa de que me sienta mal, pésima o peor, es porque yo misma lo he permitido, como si quisiera sentirme así, por mucho que diga que no. Pero siendo fría y sincera, cada persona que me ha dejado, lo hace pensando en él mismo, y no en mi, sin importarle como me pueda sentir; es lógico que me pondré triste y demás, pero prefiere terminar con la relación con tal de sentirse bien con él mismo, le nace su lado egoísta y oculta su lado cariñoso.


El detalle es que "quien deja" tiene mayor probabilidad de olvidar más fácilmente a la otra persona, debido a que hace un borrón y cuenta nueva sin importarle los momentos que pasó a tu lado, porque es ilógico pensar y creer que una persona que se siente bien y recibe muestras de cariño quiera dejar de sentirlas. Tampoco es cierto decir "así es el amor, una no sabe lo que puede pasar", ya que ambas partes empiezan los flirteos por mutuo acuerdo, y alguno puede dar pie a algo que no le interesa, y empieza el efecto bola de nieve, donde poco a poco va creciendo ese sentimiento que al principio es gusto, y al final se cree o espera que termine en amor. A "quien te deja" nunca lo vas a encontrar en el mismo estado que tú, siempre que lo llames te contestará como si nada hubiese pasado, te va a responder con otro tono de voz para decirte que no hables de lo mismo. Es increíble como esa persona puede lograr tal grado de indiferencia, quizá porque no pierde nada, sino que olvida todo y sin remordimientos.


Es difícil olvidarse de quien estuvo contigo, pero se nos hace más difícil encontrar la manera de salir de una situación así, si es que no se reacciona rápido y se deja que el sentimiento por él sea más fuerte que el sentimiento personal, o que nosotras mismas, pues una misma es quien permite que los recuerdos malogren el día, que te obliguen a pensar en él, a pesar de saber que él no está haciendo lo mismo, porque si así fuese, estaría a tu lado, y no hubiera dicho nada para terminar. Quien te deja actúa como deberíamos actuar las personas dejadas, abandonadas, olvidadas: totalmente fríos, indiferentes. Si te dejan, piensa que eres tú quien se va y él quien se queda.


No es bueno ver a esa persona, de hecho, es mejor no verla por un buen tiempo o para toda la vida, o sólo esperar a que el destino los reúna por casualidad, ya que si lo buscas lo único que logras es degradarte más; la terquedad es la mejor arma de las personas "que te dejan", nada en el mundo las hará cambiar de opinión, mejor piensa: si quisieran volver contigo ya te hubiesen llamado, visitado o dicho algo para volver. Por lógica se busca lo que se necesita, no lo que está de sobra.


Si te dejan, no tienes que ser tan exagerada, es obvio que duele, y se extraña a la otra persona, pero es en esos momentos cuando hay que ser frías y críticas con una misma, visualizarte y responderte si mereces estar así por alguien que te ha dejado por cualquiera que haya sido la razón que te ha dado. Está bien si dices que lo quieres, es lo más natural ya que tú no lo dejaste, sino que fue él el que te dejo y también te quiere, pero no a su lado, y menos como enamorado. Quien te deja tiene todas las de ganar, pues si dejas algo es porque ya no te importa, no te interesa o te aburre, así de fácil es.


"Quien te deja" lo hace porque no fue sincero contigo desde el principio, cuando ni siquiera estaba seguro y calló, hasta que empezó a sentir que ya no quería seguir, en otras palabras, puso de su parte cuando tú pusiste todo. Desde ahí puedes empezar para que no te afecte tanto cuando te digan "hasta aquí..." o te den razones que no son las verdaderas.


Las únicas razones por las que es aceptable ponerse mal cuando te dejan, son las que fueron causadas por un error tremendo, en estos casos, si te dejan, no hay motivo para que pienses en que no puede dejarte, ya que si fallaste en algo, hay que aceptar las consecuencias de nuestros actos y respetar su decisión. En cambio, si te dejan cuando todo está bien es cuando debes pensar fríamente, ya que estas situaciones son las que duelen más pues es injusto que te digan "ya no siento nada por ti" cuando días atrás te decían que eras todo. En estos casos donde la relación iba bien y de la nada te dejan, no deberíamos ponernos tan tristes y menos pensar en luchar por volver a ganar su cariño, ya que simplemente él intentó quererte, pero se dio cuenta que no pasaba nada, y antes de que el sentimiento crezca, prefiere terminar con todo, incluyéndote.


Tampoco resulta aceptable que te digan "te hubiera hecho más daño al seguir contigo", pues cuando se empieza algo, y más cuando ese algo es el amor, se empieza por que se está seguro, ya que a nadie le gusta ser una prueba, intento o un veremos que pasa de otra persona; si se quiere realmente se busca superar los altibajos sentimentales, y si no es así tiran la toalla y se van por el camino fácil, que es terminar pensando solo en ellos mismas, en su estado de ánimo, en como se sienten, ignorando por completo a la otra parte. Te piden que los entiendas cuando son ellos los que deberían entender qué injusto es acabar algo que está yendo bien, y lo peor de todo es que ni siquiera son capaces de decirte la verdad, simplemente te dejan de improviso y esperan pretendas que nada ha pasado.


Cuando "quien te deja" lo hace, simplemente escuchalo, y piensa que lo hace porque estuvo contigo solo para probar que tal iban las cosas, o incluso quizá esperaba que con el tiempo le naciera quererte. Y, sinceramente, estas situaciones descritas anteriormente no las hace quien en verdad te quiere. Cuando te dejen, no les impidas que lo hagan, mejor facilítales el trabajo: "déjalos".

Secreta confesión

Esto es algo que escribí en algún momento durante vacaciones, pensando en alguien, y que le quiero dedicar a mis amigas, que son chavas tan lindas que solo necesitan dejar de ver al chico que les gusta, y verse a sí mismas, para darse cuenta de lo lindas y valiosas que son, y que, siendo así, encontrarán a alguien que las aprecie, y que las quiera, las cuide y las respete.
Para todas las mujeres, con cariño.

¿Te digo algo curioso? Acabas de sacar otro ligue por accidente. Lo sé, suena raro, más que sea yo la que lo diga. Quizá sería preferible que nunca te lo dijera de frente, porque no sé como reaccionarías. Y yo quiero que sigamos siendo amigos; aunque es precisamente eso lo que, al mismo tiempo, no quiero, pues me gustaría que fuéramos algo más.
Ya lo sé, parece imposible. Y más porque me parece que eres de los que se deja influir por las apariencias, que quiere a alguien que sea normal, y una niña bonita y quizá hasta hueca. ¿Y yo? Yo que soy de todo menos normal, superficial y hueca. Muchas veces me han dicho que soy rara, y no lo tomo como un insulto, sino como un halago: soy diferente a las demás y lo reconocen. Y no, no es vanidad. Es solo la pura y simple verdad. Y no, mi apariencia no es la de una súper modelo, estrella de cine o televisión, o cantante famosa; mi apariencia es mía, y me gusta, aunque quizá no cumpla con tus estándares. Y si, lo admito: hay chavas más guapas, más inteligentes, más "llamativas", pero ninguna que sea más de lo que soy todo a la vez. Por cualidades individuales, siempre hay una persona superior a mi, pero, en conjunto, soy única, inigualable e inimitable. ¿No te gusto así? Es una lástima, tú te lo pierdes. Eres entonces de los que no sabe apreciar la verdadera belleza: la interior. Un tonto como la mayoría, deslumbrado por lo que sus ojos ven sin hacer caso a lo que su corazón dice. Tú te lo pierdes, y yo me ahorro de estar con alguien como tú, porque alguien así realmente no vale la pena.
¿Cruel? ¿Egoísta? ¿ Ególatra? ¿Insensible? ¿Vanidosa? Puedes decir y pensar lo que quieras respecto a lo que dije, pero nada quitará la verdad a mis palabras.
Analízate a ti mismo, si es que te atreves, para ver ese lado tuyo que acabas de demostrar sin querer y que, aparentemente, escondes de todos, hasta de ti mismo.
Pero me gustas. La decepción que me llevo cada día respecto a ti no parece ser suficiente para olvidarte, pero al menos lo será para ignorarte. Porque ambos lo sabemos: me merezco a alguien mejor...

viernes, 18 de noviembre de 2011

Nuevo capítulo: la amistad

Hacia mucho tiempo que no me sentía tan feliz, y tan libre. Eso de practicar el amor sin sentimiento de posesión es genial. Y también lo fue el tener mi propio motivo de inspiración, el chico que, con sus acciones, me daba ánimos para ser mejor. Y fue lindo estar entre las nubes, soñar despierta cada vez que se cruzaba por mis pensamientos, y suspirar tan solo al verlo, y ver sus ojos tan lindos y tiernos y sinceros, y ver su sonrisa que siempre llama a la mía.
Pues bien, todas esas etapas han terminado por ahora, al menos con esa persona. Pero no tengo ningún problema con eso. Me parece que me gustaba tanto, y lo quiero tanto como un amigo, que puedo aceptarlo simplemente como amigo sin ningún problema y, de hecho, no necesito más que eso. Pues me doy cuenta que es su amistad lo que realmente más aprecio, que es el hecho de saber que puedo contar con él lo que me hace tan feliz ahora. Además de que no es el único por el que siento algo así. 
Sé que tengo amigos geniales, muy especiales para mi, con quienes puedo estar siendo yo misma, sin preocupaciones, y con un cariño tierno y sincero. Todos esos amigos que he conocido a lo largo de los años, han sido inolvidables para mi, personas tan lindas y tiernas, a quienes quiero de una manera enorme.
Y ese es el motivo de mi felicidad y despreocupación: estar ahora al 100% atenta y consiente de lo afortunada que soy por tener amigos tan geniales, y saber que no necesito nada más. Lo demás que venga, será un lindo extra, mas no algo indispensable.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Termina una etapa, para escribir un nuevo capitulo

Como bien lo dice el título, una etapa de mi vida ha terminado, una etapa que no quería que terminara precisamente así, aunque creo que no me fue tan mal, porque había posibilidades peores para esto. Pero bueno, el terminar una etapa así es difícil, pero significa que un capitulo en mi vida ha terminado, y que estoy lista para escribir el siguiente.
Todos los errores cometidos me han ayudado mucho, y ahora me doy cuenta que recorría el camino equivocado, pero pues para eso estoy aquí, para experimentar nuevos caminos cada vez, hasta encontrar uno en el que me pueda quedar, y recorrer por largo tiempo. Y este fue muy largo, pues fue bastante tiempo; pero como todas las cosas en este mundo, tuvo que terminarse.
Realmente fue una buena experiencia, el sentirse tan bien por algo aparentemente insignificante, pero hay muchas formas de ser feliz, y esa no era la única.
Y el motivo de mi inspiración se fue, dejando felices recuerdos, irreemplazables, incomparables pero, sobre todo, muchas enseñanzas de vida, algo por lo que siempre estaré agradecida.
Así que no me quedo sin nada, siempre habrá algo que me impulse hacia adelante, incluso cuando mi fuerza de voluntad falle, o cuando ya no vea caminos disponibles, o no alcance a ver ni una luz en el horizonte; pues siempre queda la familia, esas personas que siempre estarán conmigo; quedan los amigos, que me acompañan en las buenas y en las malas, los que conocen mucho sobre mi y aún así siguen siendo mis amigos, (amigos como los que tengo la suerte de tener).
Esta linda historia no tuvo oportunidad del final feliz que esperaba, pero si tuvo un final alternativo feliz, en el que nadie resultó afectado, y las cosas continúan como siempre, y se empiezan a vislumbrar a lo lejos oportunidades de una historia diferente, con el final esperado.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Libro "Dios vuelve en una Harley"

Hace ya algunos meses, me encontré por "casualidad" con este libro. Tiene sólo 32 páginas, pero realmente te hace ver las cosas desde otra perspectiva, mucho más linda y alegre que la que comúnmente tenemos todos. Una forma más linda y optimista de ver el mundo, de disfrutar a cada segundo, cada instante, cada momento, porque todos son valiosos y no deben desperdiciarse; de cómo es el verdadero amor: "Lo único que tenía que hacer era verme a mí misma tal y como era, quererme por lo que era, y luego simplemente compartir ese amor. Que me correspondieran o no poco importaba. Lo que contaba era permitirme sentir algo muy auténtico". Lo que es, amarnos para poder amar. No hay mucha gente que lo entienda así (o que lo aplique de esa forma), pero es la verdad de lo que pasa porque, si no te quieres a ti mismo(a) ¿cómo esperas poder querer a alguien más? Si sucediera algo así, ya no se llamaría amor, sino dependencia o de cualquier otra forma. 
Pero regresando al libro, sólo 32 páginas hacen reflexionar de una manera muy interesante y emotiva. La protagonista es mujer, y muchas de las ideas que contiene el libro servirían de ayuda para muchas mujeres, sobre todo en la relaciones. Pero no sólo a las mujeres les serviría leerlo. El mensaje es claro, y se adapta al lector, según desde mi punto de vista. 

Aquí dejo la reseña y el link de descarga:


DIOS VUELVE EN UN HARLEY, de JOAN BRADY
Con treinta y siete años y una figura que no se ajusta a los cánones de belleza, Christine tiene pocas esperanzas de encontrar al hombre con quien compartir su futuro. Lo que no sabe es que Dios ha vuelto a la tierra para entregarle unas simples reglas de vida, acordes con nuestro tiempo, que harán de ella una mujer distinta y libre. Aunque vista chaqueta de cuero y cabalgue una Harley Davidson, descubrimos lo que siempre habíamos sospechado: la felicidad empieza y acaba en nosotros mismos.


http://www.ziddu.com/download/19054657/Dios.Vuelve.en.Una.Harley.Joan.Brady.rar.html

Esto apenas empieza u.u

Hace mucho que no escribía en mi blog, por la razón de que tengo demasiadas tareas, demasiadas cosas que estudiar. Tanto, que uno de nuestros maestros nos dice que no tengamos novio/a porque quitan el tiempo, a menos claro que sepan programar. Y eso lo dijo sabiendo que es muy difícil.
Pero bueno, lo importante es concentrarnos lo más posible en el estudio, y eso que lo difícil apenas comienza. Llevamos sólo un mes y medio de clases, y siempre hay algo que hacer. Y no es tanto que las clases estén difíciles en extremo, sólo que tenemos que estudiar por nuestra cuenta para poder avanzar. 
Hay veces en las que parece que todo lo que hay que hacer se amontona, y no vemos el final, pero siempre hay una forma de organizarse para terminar a tiempo.
Y, aunque todo se torne muy complicado, sé que estoy en el lugar correcto, que sólo debo poner todo mi esfuerzo y mi entusiasmo para lograr hacer todo lo que quiero y necesito hacer. Sólo es cuestión de continuar, sin rendirse por muy difícil que parezca todo, porque al final, valdrá la pena.
Aunque creo que yo sola no podría hacer mucho, pero soy muy afortunada al tener unos amigos tan geniales e inteligentes que están dispuestos a ayudarme cuando los necesito. ☼♥☺
Bueno, esta entrada tiene muchas carencias a comparación de algunas otras, pero sólo quería escribir un poco, ya que no lo había hecho en el último mes.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Empezando el tercer semestre

Apenas empezando el tercer semestre, nos damos cuenta de los muchos cambios. En primera, el equipo Villegas no está completamente reunido en todas las clases, pero nos adaptamos.
El lunes, el primer día, hubo convivio, de todos los Villegas, comimos pizza y demás. Pero ya desde el martes, vimos que ese probablemente sea el primero y el último, ya que nuestras materias en este semestre están un poco (mucho) más difíciles. Hay que mejorar en java, aprender C, lenguaje ensamblador, inglés, cálculo vectorial (qué raro que esta sea la más fácil)...
Digamos que todo lo difícil que pasamos en segundo no va a ser nada comparado con este tercer semestre. Y la vida social de grupo, que apenas se empezaba a construir el semestre pasado, se va a tener que terminar.
Vamos apenas dos semanas y ya nos olvidamos de que es comer y dormir a nuestras horas. Los fines de semana son super cortos, y la semana dura demasiado (pero queríamos Sistemas...). Lo bueno es que aún nos ayudamos entre todos con las tareas más difíciles. Es lo bueno de tener amigos tan inteligentes, ingeniosos y buena onda. 
Y bueno, qué más queda por decir...sólo hay que ponerse al día con todas las tareas y trabajos, esforzarse al máximo, estudiar lo más que se pueda, aprender lo más que se pueda, y sacar este semestre adelante, porque   parece ser que esto es solo el comienzo de lo que nos espera en los siguientes semestres. Pero estoy segura que con esfuerzo, dedicación y constancia saldré adelante, a pesar de cualquier obstáculo que se interponga en mi camino, que estas son sólo pequeñas pruebas a superar, que superaré. 

domingo, 28 de agosto de 2011

Camino sembrado de rosas

Lo que hago o quiero hacer parece imposible, pero sé que, de alguna manera, no lo es.
Que persigo algo que parece inalcanzable, fuera de mis límites, pero mis límites pueden expandirse o superarse. Que solo sueño despierta, que mis sueños en la noche traspasan la frontera de las horas de dormir, para llegar a exaltar enormemente mi imaginación, que solo son cosas que me distraen, pero quien no sueña, no tiene sueños que cumplir, no se pone metas a superar. 
Y si, mi sueño es loco, parece imposible, o al menos muy difícil, no puedo obtener ninguna pista que me diga si voy por el camino correcto o no; tengo el apoyo de algunos buenos amigos, pero tampoco pueden hacer mucho por ayudarme y, aún así, he decidido que lo voy a lograr, seguiré por este camino sembrado de rosas con espinas, por este camino laberíntico matizado con la niebla de la duda, y de la impotencia. Porque no puedo hacer demasiado, pero tampoco puedo hacer poco. Tengo que analizar cada paso, y remendar cada error si es que es posible, y si no, continuar con abismo profundo a mi espalda.
Y es que se trata, al final, de arriesgarse. Por ahora sólo mido cada paso que doy, procurando que sea silencioso. Pero, tarde o temprano, tendré que atreverme a salir de la niebla de la duda, y tomar una decisión riesgosa, que puede acabar con una linda amistad, o empezar algo más lindo que una amistad. 
Mientras tanto, a disfrutar del camino, del aroma de las rosas, de su color y textura. Porque por estar entre rosas, bien vale la pena aguantar unas cuantas espinas.

domingo, 14 de agosto de 2011

Cuando una persona se convierte en inspiración...

Por un comentario casual de un amigo, he decido leer nuevamente "La fuerza de Sheccid". Leí ese libro hace mucho tiempo, y apenas me acordaba de él. Quizá cuando lo leí por primera vez no estaba lista para comprenderlo, ni siquiera a la segunda vez. Es una linda historia, pero no lograba identificarme con el protagonista. Ahora sí, un poco más, pero no del todo. Sólo que reconocí sus actitudes como conocidas para mi. Otro amigo mío me hizo ver lo que el libro trata de explicar: la misteriosa fuerza de superación, cuando te gusta o quieres a alguien tanto que se vuelve tu motivo de inspiración, una razón para superarte, para ser mejor cada día. 
Pues bien, dentro de ese libro, hay otra historia, además de la principal, que lo ejemplifica y lo complementa:



Un hombre cayó prisionero del ejército enemigo. Lo metieron a una cárcel subterránea en la que descubrió un mundo oscuro, sucio, lleno de personas enfermas y desalentadas. Poco a poco se fue dejando vencer por el maltrato hasta que, por azares del destino, la hija del rey visitó la prisión. La princesa árabe era extremadamente hermosa, y su nombre era Sheccid. Fue tal el desencanto de la princesa, que suplicó a su padre sacara a esos hombres de ahí y les diera una vida más digna. El prisionero se enamoró de ella y, motivado por el sueño de conquistarla, escapó de la cárcel y desplegó una compleja estrategia para superarse y acercarse a ella. Comenzó a superarse hasta que logró trabajar en el palacio como consejero del rey; pero nunca le declaró su amor y ella se casó con otro de sus pretendientes.

Quizá la historia parezca triste, pero es perfecta para ejemplificar todo esto.
Una persona se puede convertir en inspiración para escribir, para superarse, para ser mejor persona. Puede ser gracias a ella que proviene toda la inspiración, que nos impulsa a hacer las cosas más bellas, a tratar de ser mejor cada día. Es una gran fuerza motivadora, que siempre estará para ayudarnos. 
Pero también puede ser utilizada erróneamente, si nos lamentamos por el amor de la persona que no nos corresponde, que no está a nuestro lado, si lo usamos solo como excusa, o pretexto, para caer en la depresión, o en alguno de los muchos vicios nocivos para cualquier persona. 

Y quiero usar esta fuerza para bien, para mi propio bien. Lo he hecho durante todas las vacaciones, sin entenderlo completamente (y ni siquiera estoy segura de entenderlo al 100% ahora); sin embargo, lo poco que sé y entiendo, es que el bien o el mal que haga con esa fuerza es sólo para mi, por eso quiero que sea algo bueno.
¿Y el motivo de mi inspiración? Por ahora, se mantiene ajeno a todo esto, pero no importa. 
Pues también he decidido que este lindo, tierno y hermoso sentimiento es mío, y no me lo puede quitar nadie; que lo debo de sentir completamente y, una vez sintiéndolo profundamente sólo es necesario demostrarlo. Que es el amor por mí misma de donde debe partir todo esto, y sólo así podrá salir al exterior, a llenar MI mundo de luminosidad y de color. Y, quizá, también el de él.

martes, 9 de agosto de 2011

Aprender de la vida

Cada día es una nueva lucha, un nuevo desafío a vencer. Cada día es una nueva lección, un día de aprendizaje, una enseñanza de vida.
Al ver mis diplomas: de promedio, de concursos de composición o de matemáticas, y sobre todo, de lima-lama, me doy cuenta de cuánto he avanzado, cuánto me he superado. Y así como dijo Socrátes hace muchísimos años: "entre más sé, sólo sé que no sé nada".
El conocimiento es tan amplio....independientemente de la escuela, de las creaciones artísticas, o de los deportes, la vida misma es una escuela. Aprendes con el ejemplo, con las experiencias y la orientación. Así que cuanto más hallas vivido (sin importar la edad) es lo que aprendes y lo que sabes. Tal vez no haya gente que lo reconozca, no haya diploma o felicitaciones, pero quien debe reconocerlo eres tú mismo. Y las experiencias que da la vida no se compran, se cambian o se escogen, son sólo para vivirla. Aprender de tus errores y tratar de no cometerlos igual.
En cada lucha, en cada desafío hay que ganar, asimilando la lección y aprendiendo lo que nos enseña la vida.

Bajo el cielo azul, un momento de inspiración


Miro al cielo mientras pienso en ti,
tratando más que nada de recordarte,
después de tanto tiempo sin verte.
No me preocupo en demasía porque son vacaciones
y sé que te volveré a ver,
y tampoco porque podemos platicar a veces.
Me preocupo aún menos porque me mantengo ocupada,
apartando de mi mente tu recuerdo,
divirtiéndome, distrayéndome.
Pero existen momentos como este, de absoluta paz,
en los que me detengo a pensarte,
preguntándome si también piensas tú en mi.
Por ahora, nada mejor que esto:
un lindo paisaje deslizándose frente a mis ojos,
y tu imagen flotando en mi mente,
no como un fantasma o un simple recuerdo de alguien,
sino como lo que eres:
un lindo amigo que recuerdo a menudo
y del que quisiera ser algo más.

jueves, 28 de julio de 2011

Con esperanza, valor y fortaleza

28/julio/2008
Es normal cuando sentimos dolor querer dejar de sentir. Estamos tristes y sabemos la causa, pero no podemos hacer nada por solucionarla. Saber que la solución está ahí, en alguna parte, y que sea cuestión solo de encontrarla, pero estar demasiado fatigados como para buscarla. Sentir que la carga es demasiado pesada para nosotros, pensar que sería mejor no sentir, no ser tan sensibles, tan frágiles y tan vulnerables. Pensar que el único agarradero es un clavo ardiendo, que aguantamos por ahora pero, como perdemos la sensación de estar bien, sentir como casi se pierde la esperanza. Pero no es el fin.
Cada una de esas cosas que pasan son como pruebas en una carrera; quizá la meta está confusa, quizá no sea la que deseamos en un principio, pero hay que alcanzarla, seguir corriendo, superar los obstáculos. No hay duda de que en algún momento, o en varios, vamos a caer, y las caídas duelen, pero lo importante en esta carrera no es caer o no caer, sino levantarse de cualquier caída, nunca rendirse, se permite llorar pero no que el llanto nos impida continuar. 
Caes, te levantas; topas con un obstáculo, lo superas y sigues corriendo, y así cada vez, todas las veces que sea necesario. No se puede evitar caer, pero se puede elegir levantarse y continuar.
"La vida no es una carrera de velocidad, sino de resistencia".

lunes, 25 de julio de 2011

Amistad

Es en las adversidades cuando se conoce a los verdaderos amigos.
Hay veces en las que me pregunto qué es lo que hace que mis amigos sean mis amigos. Pues esa es una pregunta a la que aún no encuentro una respuesta satisfactoria. 
Pero sí sé algo: los verdaderos amigos siempre están ahí, en las buenas y en las malas, sobre todo en estas últimas, para apoyarte cuando más lo necesitas. Y es que a veces, sólo los buenos amigos te pueden ayudar a salir de una situación difícil. Lo sé por experiencia. Mis verdaderos amigos siempre han estado conmigo cuando los he necesitado, y sé que puedo contar con ellos para cualquier cosa.
Y ahora viene lo difícil: ser un buen amigo. Que yo recuerde, ellos siempre dicen lo adecuado en el momento oportuno, me abren los ojos a la realidad, le dan luz a mis días, saben como hacerme sentir mejor. Aunque yo no sé que tan buena amiga sea, lo intento ser.
Y ahora sé también que ser un buen amigo no se trata sólo de decir las cosas adecuadas, sino que a veces se tiene que limitar a escuchar, sobre todo cuando no hay nada que decir. Que a veces, sólo se necesita estar ahí, ser la mano que sostiene firmemente a una persona, el hombro sobre el cual pueda llorar. Mostrar un apoyo silencioso, aunque ninguno de los dos diga nada; el sólo hecho de estar ahí es suficiente. 
No sé que pudo hacer que tuviera los amigos que tengo, si fue la suerte, el destino, o algo más grande; pero lo que haya sido, me alegro mucho que pasara así. Porque lo que si sé es que tengo amigos geniales, y que yo también quiero ser tan buena amiga para ellos como ellos lo son para mi.

Para todos mis amigos, con mucho cariño. 

viernes, 22 de julio de 2011

Un libro para reflexionar

Hoy hablaré de una pequeña "casualidad" que pasó el martes, por la noche. 
En la entrada anterior hablo de estar confundida en cierta forma, algo que en verdad pasó, pero pasó pronto. En cuanto terminé de escribir me sentí mucho mejor. Pero, aún así, algo faltaba. Leyendo "La forja de un túnica negra", una de mis sagas favoritas, abrí un archivo comprimido, para engañar a mi lap y que me deje abrir más de tres programas a la vez (un inconveniente del Vista). Y bueno, tenía que ser uno que tuviera un archivo pdf. Y esa fue la "casualidad". Abrí un libro que no recordaba de donde descargué, que se llama "Renata". Fue la más pura curiosidad lo que me motivó a leerlo, ya que, como dije, no recordaba haberlo descargado. Y nada más empezarlo, me atrapó. Un libro que, para mi, habla de como ve la sociedad a las mujeres, o, mejor dicho, de como dice la sociedad que deberían verse las mujeres. Un estereotipo en el que muchas caen y al que otras, haciendo las cosas más raras y/o destructivas para si mismas, quieren llegar. Pero esto trae como consecuencia que, poco a poco, se vayan olvidando de ser ellas mismas solo para agradar a los demás, que también, hombres y mujeres, caen en esta trampa de la apariencia, buscando y aceptando solo aquello que sea perfecto a los ojos de la sociedad. ¿Qué importa, de cualquier manera, que una mujer sea superficial y vana, si es bonita, joven, con buen cuerpo? Parece que la apariencia es lo único que importa, sin importar lo que haya en el interior de una persona.
Pues bien, regresando al libro, una joven con sobrepeso cae en esta trampa de superficialidad, debido a que las personas en su trabajo no la aceptan (tristemente, cayeron antes que ella). Por un accidente, empieza una serie de sucesos que la ayudarán a cambiar de pensamiento, a que le deje de importar la belleza física, y a ver todo lo bueno y bonito que ella tiene. A dejar de preocuparse por mejorar su aspecto, y ocuparse por mejorar como persona. Es realmente, un libro que hace pensar. Y que se dio la "casualidad" de que lo encontrara de nuevo, y lo pudiera leer. 
Aquí les dejo el link de la reseña y descarga (lo busqué para poder ponerlo aquí):

domingo, 17 de julio de 2011

Pensamientos de una mente confundida

Los sentimientos son cambiantes y, si no hay nada para distraerlos, aplastantes. Así es como pienso que ocurre hoy. Hay muchas distracciones a mi alrededor, solo necesito salir un poco para verlas. Pero, si un día de repente quiero quedarme en casa, los sentimientos confusos y contradictorios se vuelven en mi contra. Leo y escucho música, pero inevitablemente me aburro, al igual que cuando veo alguna serie. Son cosas que me mantienen ocupada la mente, pero siempre quiere regresar a lo mismo: un estado de confusión que, en días como hoy, se vuelve insoportable. Y es que lo único que está seguro es la confusión; en cuanto a los demás sentimientos, no sabría decirlo con exactitud. Y uno de ellos es el que parece atacarme más a menudo, aunque puede ser otro disfrazado de él. 
Me considero alguien fuerte, que no se rinde fácilmente, pero suelo caer, como todos, quizá incluso más. 
Las experiencias que parecen repetirse ya me cansaron pero por algo deben ser. Un amigo puso esta frase "Hasta hoy comprendo que las experiencias repetidas tienen una única finalidad: enseñarme lo que no quiero aprender", que debe tener algo de verdad. Así que pienso que esta es una forma de aprender algo. No estoy segura de qué. Quizá a darle mi confianza solo a quien la merezca, de entregar mi cariño solo a quien esté dispuesto a recibirlo, de nunca cambiar para recibir la aceptación de otra persona, de ser más paciente y no actuar tan precipitadamente, movida por impulsos de los que podría arrepentirme después. Y pues, en cierta forma, estoy aprendiendo, intento ser diferente y mejor cada vez, pero sin dejar de ser yo misma. Y, quizá más importante aún, aceptar esto que siento. Confío en que sea solo una etapa pasajera, como casi lo ha sido. Y si no lo es, no importa, la confusión se irá de todas formas, pero dejará todo lo demás...un sentimiento que no debo negar.
Pero los momentos como este, tan sola con mis pensamientos, me hacen querer actuar con precipitación, decir lo que tanto he callado, de hacer lo que tanto he querido, pese a saber que debo esperar un poco más, que todavía no es el momento. 
Paciencia, persistencia, valor, fortaleza.... necesito todo eso y más para no precipitarme, y actuar solo cuando vea llegado el momento. 

miércoles, 6 de julio de 2011

Primer año

Justo hoy se cumple un año desde que publiqué la primera entrada en este blog, una que fue solo para escribir pequeños pensamientos condensados en un sólo lugar. Después de todas las cosas que pasaron el año pasado, necesitaba escribir cosas positivas, para animarme, y funcionó. Ahora cada que lo necesito leo un poco de todo lo que he escrito, tantos recuerdos, anécdotas, porque sí, en las reflexiones también hay recuerdos, me muestran como me sentía en determinado momento, o lo que quería expresar.
En este año han pasado tantas cosas buenas y no tan buenas, cambios inesperados, cosas sorprendentes; mi primer año en el tecno, conocer a todos mis nuevos amigos, y tener la suerte de tenerlos como amigos.
Así que seguí escribiendo, para darme ánimos, para expresarme, y compartir lo que me pasa, o lo que pienso, con todas las personas que lleguen a leer este blog. Sé que los lectores son muy pocos comparados con otros blogs, y los seguidores ni se diga, pero bueno, es el primer año. Y sé que he llegado a las personas adecuadas, que al menos a un pequeño grupo lo hice pensar, que ya es un pequeño grupo de amigos (que se cuentan con los dedos de las manos) el que sé que ayudé a entender un poco mejor las cosas, o a pensar algunas cosas, a reflexionar un poco o, al menos, a distraerse y/o divertirse con lo que escribo. 
Y entonces, aunque sean pocos lectores, seguiré escribiendo, sólo porque me gusta hacerlo; no sé cuantas personas puedan llegar a leer lo que escribo, pero si al menos a una le ayuda o le sirve de algo leer lo que escribo, me parece perfecto. 
Así que, este es el primer año de todos los que pueden seguir después.

domingo, 3 de julio de 2011

Alquimia

El principio de intercambio equivalente en la alquimia dice que: para ganar algo necesitas algo del mismo valor.
Un principio aplicable a la vida diaria:
Si tienes un sueño que quieres cumplir, se tiene que poner esfuerzo y dedicación, nunca abandonar el empeño. Entonces, el precio a pagar es todo ese esfuerzo y dedicación.
Los alquimistas buscaban convertir el plomo o cualquier metal en oro, y el elixir de la vida eterna. No sé mucho sobre el tema, pero me parece que no existe constancia de que alguno lo haya conseguido. Como sea, dedicaron sus vidas a seguir su sueño, y todos sus experimentos y descubrimientos fueron la base para la química moderna, así que no fueron en vano sus esfuerzos.
Quizá no podamos convertir el plomo en oro o vivir para siempre, pero podemos convertir los sueños en realidad, y vivir cada día como si fuera el último, disfrutándola cada día, y ese es un poder que reside en todos nosotros. Un gran poder, que creo que todos deberíamos aprovechar al máximo.

viernes, 1 de julio de 2011

Un poco de lo que se necesita para lograr los objetivos

Persistencia, valor, fuerza, esperanza...
Un poco de todo lo que necesito para triunfar.
Primero, debo tener un objetivo. Debo trabajar para lograrlo. Y sé que, cualquiera que sea, voy a lograrlo.

A veces el truco consiste en no preocuparse demasiado, hacer las cosas con calma al pensar que estás haciendo tu mejor esfuerzo (si es que lo estás haciendo) y, al mismo tiempo, poner todas tus ganas para lograrlo, todo tu esfuerzo y trabajo.
Después, al transcurrir el tiempo, y ver todos tus objetivos realizados, verás que todo tu esfuerzo valió la pena, que las horas de cansancio, que los duros golpes de la vida, que las distintas heridas (ya cerradas u olvidadas) sirvieron para aprender más y hacer del logro de mi objetivo algo más sencillo y sensato.
Y después, al ver hacia atrás, se puede observar que el esfuerzo valió la pena.
Pero, por ahora, debo mirar hacia adelante, y hacer mi mejor esfuerzo para ver todos mis objetivos realizados.

martes, 28 de junio de 2011

Taxco

Creo que todo empezó por Sara, que quería ir a Taxco o a Iguala, y después, Mike nos invitó por facebook a Iguala cuando empezaron las vacaciones de Semana Santa. Entonces nos empezamos a poner de acuerdo y llegamos a la conclusión de ir a Taxco, porque sonó más interesante para nosotros. El plan era que Sara y Kary, que fueron las primeras en estar de acuerdo en ir, Yetlanezi, Álex y yo nos fuéramos en el coche con mis papás, y que allá nos estarían esperando Jorge y Mike. Sara, Kary y yo fuimos a pedirle permiso a los papás de Yetlanezi, después de que ellas fueron a mi casa a pedirle permiso a mis papás. Pero la gran diferencia es que los papás de Yetlanezi no se veían muy convencidos.
El 22 de abril, ya el gran día, Sara me dijo que Kary le dijo que siempre no iba, por razones que ella sabrá cuales, y por lo tanto Sara tampoco iba, a falta de dinero que se suponía le iba a prestar Kary. Pero Yetlanezi si llegó, con sus papás que se aseguraron que estuvieran mis papás para dejarla ir. Luego llegó Álex, y con él, Yetlanezi, mi hermano y yo, nos fuimos en la parte de atrás del coche, y mis papás adelante. En el camino le volví a hablar a Sara para que fuera, pero según ella ya le daba flojera, y le dije que la esperaríamos en Alpuyeca, pero seguía insistiendo con lo de la flojera y no fue ni un si ni un no. 
Ya casi, a diez minutos de Taxco, Sara me mandó un mensaje diciendo que ya estaba en Alpuyeca, pero ya era demasiado lejos como para ir por ella. Lo siento mucho por Sara, pero a la próxima deberá decidirse más rápido.
Y bueno, en Taxco, habíamos quedado en la Iglesia de Santa Prisca, y ahí fue donde Álex, Yetlanezi y yo nos bajamos. Todavía tuvimos que esperar un poco hasta que llegaran Jorge y Mike.
En cuanto llegaron, quisimos ir a almorzar. Fuimos al mercado, entramos a una fonda o algo así, y almorzamos, tomamos fotos, y así.
Ya saliendo, como ninguno conocía Taxco, pues decidimos que una moneda de $10 sería la "guía", por ejemplo, águila a la derecha, sol a la izquierda, y hacíamos lo contrario de lo que salía. Fue así que llegamos al museo de la tortura, entramos, nos sorprendimos y hasta indignamos con los métodos de tortura que usaba la Inquisición en sus tiempos, francamente crueles. Salimos y, por alguna misteriosa razón que aún no logro entender, llegamos de nuevo a la Iglesia. Ahí encontramos a mis papás, que habían estado recorriendo Taxco con mi hermano por su cuenta. Como dato curioso, mi papá nos dejó una bolsa de naranjas, dos cada uno. Vimos parte (casi nada) de la procesión de viernes santo.
Y bueno, de ahí teníamos dos opciones: perdernos a ver si encontrábamos un lugar no muy caro donde vendieran plata o perdernos para ver si llegábamos al monumento de Cristo. Esta segunda opción nos pareció más interesante, así que, preguntando, quisimos llegar y, volviendo a preguntar, nos dimos cuenta de que el camino hasta tan lejos iba a ser un poco, o muy difícil. Y nos fuimos en taxi, pero solo eran para tres personas, así que yo fui con Jorge y Yetlanezi (sintiendo que les hacía mal tercio), y Mike y Álex en otro. Llegamos, y la vista era impresionante (y llegamos a la conclusión de que, de haber ido caminando, hubiéramos llegado al otro día o nunca). Tomamos muchas fotos, algunos videos raros de la moneda guía y una naranja, y del suicidio (¿o asesinato?) de la naranja. Cosas muy divertidas. Y yo quería que hubiera tirolesa, como en Beraka, pero no tuve suerte, lo único era el teleférico.
Después de un gran rato ahí, regresamos a la Iglesia, en taxi, obviamente. Desde ahí empezamos a ver la primera opción, esa de perdernos para encontrar lugares no muy caros donde vendieran plata. Pero el tianguis de plata es los sábados, y ese día era viernes. A pesar de eso, había un lugar que también se decía tianguis de plata, entonces entramos, y Yetlanezi y yo compramos aretes de estrellitas iguales para las dos, pulseras, ella también un anillo, y yo un rosario verde-azulado. 
Luego esperamos ahí mismo un rato hasta que llegaron mis papás y nos fuimos a comer pizza. Y después de comer, mi hermano se pegó con nosotros, y volvimos a pasar por donde estaba el museo de la tortura, buscando la forma de llegar a galerías. Caminamos mucho pero lo conseguimos, y nosotros nos imaginábamos galerías tipo Cuernavaca, con tiendas, cine y así, pero no, era galerías de pinturas. Bueno, eso no estaba tan mal, y queríamos entrar, pero estaba cerrado. Sin más opciones divertidas o interesantes, decidimos ir a cinépolis. Tuvimos que irnos en una combi que se tardó mucho en pasar, pero era necesario porque estaba algo lejos. Ninguna película interesante para ver, ninguna en un buen horario, así que nos pasamos el resto del día recorriendo las pocas tiendas que había cerca, porque ya ni como para regresarnos, porque ya era algo tarde y mis papás habían dejado el coche en ese estacionamiento. 
Por fin, como a eso de las 6:30 aproximadamente, llegaron mis papás, y bueno, tuvimos que despedirnos de Jorge y Mike, que fueron de regreso a Iguala en taxi. Y el resto de nosotros, pues, en el coche, pero ya estaba lloviendo, y mi papá se fue por una carretera con muchas curvas, y muy larga, y tardamos casi una hora en salir de Taxco. Creo llegué a mi casa como a las 8:30 ó 9:00. Pero en fin, detalles menores. Lo que importa es que me divertí mucho ese día con mis amigos, son de lo mejor, y los quiero mucho.

Las mejores fotos de ese día:

martes, 21 de junio de 2011

Segundo semestre

Desde el viernes puedo decir que ya terminó el semestre. Se supone que terminaría el 3 de junio, pero entre exámenes, unas cuantas clases para terminar el programa, ir por calificaciones, entre otras cosas, pues terminó hasta el viernes pasado (17 de junio). Lo importante es haber terminado este semestre, aunque haya bajado mi promedio respecto al semestre anterior: de 94.4 a un probable 87.5 (no vuelvo a tomar 7 materias).
Y a pesar de ese brusco descenso, este semestre fue de lo mejor. Desde el principio, todos los del equipo Villegas nos pusimos de acuerdo para estar en los mismos grupos. Las tres materias de matemáticas en el XC y las demás en el XA. 
Además, gracias a la clase de cálculo, conocía a tres chavas súper lindas que se hicieron mis amigas más rápido que inmediatamente: Kari, Sara y Yetlanezi. Y gracias a ellas, me enteré (y hasta presencié) algunos de sus enredos amorosos (incluyendo algunos míos, cuando quisieron presentarme a un chavo de química, de su salón). La historia más linda sobre eso fue de Yetlanezi y Jorge. Cuando a Jorge le empezó a gustar Yetlanezi y se empezó a notar, y todo, y se hicieron novios el 9 de mayo. Incluso en el cumpleaños de Jorge, el 9 de abril, lo festejamos con un pastel en la escuela el viernes 8 de abril, por sugerencia de Yetlanezi.
Y antes de eso, las veces que salíamos todos juntos por un café, o a la alameda, o por una chamoyada, o al billar. Donde sea, lo importante era salir juntos una vez a la semana (empezó el miércoles, y luego fue el jueves). También fui con mis amigas a un evento del tec por la noche, y conocí a tres chavos, de los cuales uno iba como que más en serio pero, podría decirse, que no avanzamos para nada. Él es de bioquímica, de segundo semestre, pero no me gustó (¿qué se le puede hacer?). También fuimos juntas a la noche de estrellas del tec, desde las 8pm hasta la 1am para observar las estrellas desde el campo de fútbol, con telescopios; también fueron Leo, Álex, Jorge y Joel. 
En las vacaciones de semana santa, fuimos a Taxco, pero eso es algo que escribiré después. 
También había días en los que decíamos "hoy no se duerme" por el exceso de tarea de cálculo o de álgebra, a veces creo que también de programación, pero no era muy común. Una vez, la noche del 31 de mayo al 1 de junio, no dormí para nada, por hacer tarea de programación y de ética, y Jorge y Mike se quedaron en mi casa, y pasamos 38 horas sin dormir. Fue muy desgastante, y no lo volveré a hacer si puedo evitarlo. 
Y el lunes de la última semana, pues hicimos una conbebencia, sólo los del equipo Villegas, y Yetlanezi (que por alguna razón parece que no la consideran parte de...). Y sólo comiendo, bebiendo, platicando se nos fue la tarde. Y pensabámos que sólo nos veríamos al día siguiente, el martes, pero no. Tuvimos que quedarnos toda la semana por culpa del exámen de cálculo. Y ya el viernes, la profa dio calificaciones de los exámenes, que yo no pasé y tuve que volver a hacer, y pasé con 85. Ese día, casi todos se fueron., pero yo me tuve que quedar a repetir el examen de repite, así que no me pude despedir de todos como hubiera querido, ya que no nos vamos a ver en dos meses (a algunos los veré en un mes, y a mis amigas mucho más seguido). 
Trataremos de estar de nuevo en las mismas clases, porque todos juntos nos ayudamos con las tareas y todo eso. Pero bueno, a todos mis amigos (as) los quiero mucho, y los voy a extrañar bastante en las vacaciones, y ojalá y se diviertan mucho, y disfruten de estar en su casa. 


lunes, 20 de junio de 2011

¿De qué depende la felicidad?

Creo que la felicidad debería depender de la actitud de uno mismo hacia las situaciones de la vida. Cada cosa buena o mala que nos pase deberíamos verla como una oportunidad; sobre todo, si es algo malo, es una oportunidad para mejorar. Todas las cosas pasan por algo. Como en un correo que leí, donde decía que hacía cada persona que se salvó del ataque a las torres gemelas el 11 de septiembre. Desde que se descompuso el coche, que tuvieron que llevar a sus hijos a la escuela, que se rompió un zapato. Pequeñas incomodidades que les hicieron llegar tarde y no estar cuando la tragedia sucedió y, por lo tanto, salvarse. 
Por eso, y muchas cosas más, creo que la felicidad está hasta detrás de la peor situación, y todo constituye una experiencia de vida, de esas que te hacen aprender de una sola vez lo que, de otra forma, nunca habrías aprendido. 
Y para mi, la felicidad debe estar en la vida y en las personas, no solo en una o en otra. Porque lo que pasa es importante, lo que sentimos es importante pero, sobre todo, lo que podemos aprender de otras personas es más importante, porque viven y sienten y piensan de forma similar pero diferente a nosotros, y entonces podemos aprender de ellas. 
Pero ahora, ¿qué pasaría si pusiéramos nuestra felicidad en manos de una sola persona? Creo que cualquiera con un poco de experiencia puede saberlo o intuirlo: se llama dependencia. Que tu felicidad dependa por completo de una persona es eso, depender de esa persona. Cualquier cosa por la que se enoje, te puede hacer enojar, si está triste, tú también lo estarás, y sólo eres feliz cuando esa persona es feliz. O peor aún, que digas solo ser feliz si esa persona está a tu lado y que, si no, nada tiene sentido. Y todo eso es algo que me parece una gran tontería. Es que, para mi, por mucho que ames (o digas amar) a una persona, la felicidad no tiene porque depender de esa persona. Sería mejor que, si se diera el caso, y esa persona es feliz, estés feliz por ella, pero también porque estás feliz. Y si estás súper feliz, y esa persona enojada, hay que conocer las razones de su enojo y dejar que las resuelva por sí misma como mejor le parezca, o esperar a que se le pase el enojo para hablar. Y si está triste, no por eso te vas a poner triste (aunque supongo que en una situación más extrema, que también te ponga triste, pues sí sería válido), lo mejor sería saber porque está triste, y ayudarlo a que no lo esté en la medida de lo posible, pero sin que te arrebate tu felicidad. Y que si no puedes estar con esa persona, por algo será, y no caer en la depresión o en la apatía, ni en ningún sentimiento negativo por culpa de eso. 
"La felicidad no sólo se consigue con esfuerzo, sino con una actitud mental positiva"
Y pues bueno, para terminar esa dependencia, hay que recordar que existen muchas razones para ser feliz (estas las copié de un libro llamado "Susurros para alcanzar la plenitud" y que me pareció buena idea incluirlos aquí):
1. Por estar vivo 
2. Por tus amores y tus afectos: lo que es, por todos tus seres queridos, por tus amigos, y todas aquellas personas que te aman y te estiman.
3. Por tus sueños, porque cada sueño es una meta a alcanzar.
4. Por todo lo bueno que tienes: salud, familia, amigos, poder sentir, amar, reír, llorar, divertirte, por tener planes, anhelos, un techo bajo el cual vivir. 
5. Porque tienes tu destino en las manos; un destino del que nadie más puede decidir.
6. Por todo lo que te emociona. Y en esta parte, cada persona tiene varias cosas que le emocionan, diferentes unas, iguales otras, pero igual de valiosas a nivel personal.
7. Porque es mejor vivir feliz que triste. Algo que todos saben, pero no saben o no entienden que pueden decidirlo. Personas negativas eligen (queriendo o no) estar tristes, y ver las cosas malas del mundo. Pero la gente feliz ve todo lo bueno, con gran sentido del humor; si se caen, se levantan más fuertes y decididos que antes.
8. Por ti (por uno mismo); la razón más importante para ser feliz, porque siempre te tienes a ti mismo. Y si hay personas que no se quieren lo suficiente, o siempre se sienten solas, pues deben recordar que estamos con nosotros mismos siempre; y al vivir, vivimos para nosotros, así que, al ser felices, somos felices para y por nosotros mismos.

domingo, 5 de junio de 2011

Lo más importante


Después de sufrir un pequeño periodo de desmoralización (así es como llamo al hecho de andar prácticamente en la depre), por culpa de las tareas, de los desvelos, del mucho trabajo acumulado, de otros conflictos internos raros, el viernes fue el día más malo... Pero eso sólo duró un momento, ya que recordé que hay cosas más importantes como para estarse preocupando por nimiedades, como ya lo escribí antes en la entrada de "el valor de las cosas". Fue entonces que decidí no preocuparme tanto por ese tipo de cosas y concentrarme en lo que realmente me importa. Y bueno, me avergüenza decirlo, pero algo de eso por un chavo. Pero igual, decidí que él no tenía por qué afectarme. Y ahora, aquí estoy, tan feliz y con tanta paz y tranquilidad.
Algo que también me faltaba era ir al curso de renovación, en la iglesia, ya que no había ido dos domingos (de nuevo, culpa de las tareas) y hoy si fui, por fin, y fue tan hermoso, que no sé si lo pueda describir. Pero lo que si puedo decir, es que, entre tantos cantos y oración, fui pensando en todo lo que había pensado y si, llegué a la misma conclusión: sólo debo preocuparme por lo que es importante. Y las cosas que son importantes varían de una persona a otra, sólo hay que saber identificarlas. Y algo más respecto al curso: casi todas las personas lloran al hacer la oración, pero yo nunca lo había hecho, y no lo entendía ¿Había algo malo en mí? ¿Soy una insensible? Pero vi que no es por eso. A principios de mayo, a una de mis tías le diagnosticaron un tumor cerebral, y la noticia nos afectó mucho a todos, más porque ella es una de las más fuertes. Pasó una semana en el seguro antes de que la operaran, y cuando fui a renovación, pedí mucho por ella en la oración. Y lloré. Después, el 11 de mayo la operaron, y la dieron de alta una semana después, sin que hubiera ninguna complicación. Considerando que ese tipo de operación es altamente peligrosa, los doctores dijeron que fue un milagro que saliera bien. Y ahora ya está de nuevo con nosotros. 
Pero bueno, a lo que quiero llegar, es que ahora agradezco el hecho de no llorar, ya que no lloro porque no tengo ningún motivo para hacerlo, y eso es algo maravilloso, algo por lo que hay que agradecer. 
Así que mi conclusión se trata de eso: de preocuparse y ocuparse solo por lo que realmente importa, y dejar al lado las nimiedades. 

miércoles, 1 de junio de 2011

Drogas-Legalizar o no

¿Despenalizar o no el uso de las drogas?
La respuesta parece fácil: se debe de hacer. Y la razón: el número de narcotraficantes disminuiría al verse privados de su forma de "comercio", junto con el número de muertes a causa del tráfico ilegal de drogas.
Hace algunos años, el tabaco y el alcohol no estaban "legalizados" como ahora, y se traficaba con ellos. Y en cuanto se permitió su comercio eso se acabó. Y no porque el alcohol y el tabaco sean buenos, sino para quitarle el poder político y económico que  tenían los traficantes. Y en relación a esto, ¿no son más los accidentes a causa del alcohol? ¿No son más los que mueren de cirrosis o cáncer de pulmón que los que mueren a causa de las drogas?
Las drogas son realmente adictivas y, por lo tanto, el adicto debe seguir consumiendo el motivo de su adicción, lo que le da más dinero y poder a quienes lo venden. Y todos aquellos que son atrapados por consumir drogas terminan en la cárcel; legalizarlas podría ser una opción para que todos aquellos adictos reciban un tratamiento para su adicción en lugar de una sanción.
Y regresando al número de muertes a causa del tráfico ilegal de drogas, legalizarlas sería también una forma de disminuir, en gran medida, esas muertes (que la mayoría son de personas inocentes, que simplemente tuvieron la mala suerte de encontrarse en el lugar equivocado en el momento equivocado).
Por supuesto, no todas las drogas, solo prohibir las más peligrosas (cocaína, heroína, mentanfetaminas, tachas) y que las que si se legalicen lleven un control de calidad (sin todas esas sustancias añadidas), y se controle su venta (por supuesto, no vender a menores de edad).
También debería implementarse un cultura de educación para advertir a las personas del peligro que son esas sustancias, y que consumirlas iría bajo su responsabilidad.

Escuela y educación

Ya desde muy niños nos mandaron a la escuela. Apenas de seis años y ya hay que ir a la primaria. Después, resulta que también hay que mandar a los niños al kinder, mínimo un año de los tres que son, pero ¿para qué tanta "educación"?
La calidad en las escuelas es, mayormente, mala, por los maestros sin vocación que se dedican a "moldear" las mentes jóvenes; total autoritarismo por parte de esos mismos maestros, de la idea de que los niños tienen que obedecer a todo lo que ellos digan (aunque sea incorrecto).
Y si un niño va mal en la escuela, rara vez se dedican a encontrar las causas de ese bajo rendimiento escolar que pueden ser desde problemas en su casa, hasta problemas con sus compañeros, o de autoestima.
Incluso sin esos problemas, los niños odian ir a la escuela. Sea por las tareas, los trabajos, los maestros, por la extrema competividad entre compañeros, porque los comparan con los otros, por pensar que lo que aprenden allí no tiene aplicación práctica en la vida (creo que todos nos hemos preguntado, más de una vez "¿y esto para qué me va a servir?"). Lo único bueno de ir a la escuela es poder ver a sus amigos, y salir al recreo con ellos.
Luego, en la secundaria, en la preparatoria y nivel superior, vienen las llamadas "políticas de calidad". Que hay que analizar el desempeño de los estudiantes con un examen para ver en que área se debe mejorar el desempeño. Para mí, esto es una farsa, pues en las escuelas, o no le toman la "importancia" que tienen a esos exámenes, o hacen que los alumnos estudien de más para que su escuela obtenga un buen resultado. Y, entonces, es obvio que el resultado no refleja para nada la calidad de la educación.
Además, en la escuela se asesina a la creatividad, inculcándoles a los alumnos un pensamiento cerrado, de conocimientos limitados (que es un poco de todo y por lo tanto, nada en realidad), de poca aplicación práctica en la vida. Les enseñan a ser "útiles" para cualquier trabajo al que se dediquen, que es lo que buscan las empresas en realidad: alguien con mente moldeable y que sea flexible a cualquier cambio en sus actividades laborales. 
Por eso es que los jóvenes alumnos deberían abandonar la escuela cuando quieran, para dedicarse a aquello que realmente quieren y les interesa, para seguir su vocación aunque no tenga una gran demanda en el mercado laboral y, sobre todo, dejar de ser un borrego que se mueve a la voluntad de otros y salirse del montón, para ser la persona única e incomparable que es.

El aborto: una difícil decisón.

¿Hasta qué punto puede considerarse al aborto como una opción?
En algo estamos todos de acuerdo: todos estamos contra el aborto. Pero la cuestión a considerar es si se legaliza o no el aborto en México.
Hay dos principales argumentos al respecto a favor y en contra. 
Primero, en contra del aborto porque es acabar con una vida humana que apenas comienza. Y respecto a este punto también derivan muchas opiniones, sobre todo en la cuestión ética: ¿Cuándo es considerado el producto como una persona? Puede ser desde el momento de la fecundación, o cuando es un feto, o a las 8 ó 10 semanas como decía santo Tomás de Aquino (que es cuando el alma encontraba la materia adecuada para dar origen al ser humano, para hombres y mujeres, respectivamente). Pero, independientemente de eso, no deja de ser una vida potencial. 
Después, hay personas a favor del aborto, sobre todo cuando las condiciones en las que se produce un embarazo son desfavorables, como por ejemplo, en el caso de una violación, un descuido de pareja (que no deja de ser un embarazo no deseado), problemas socio-económicos o familiares. Y de abortar a que el niño sea abandonado al nacer, o a que viva en condiciones de pobreza extrema, o en un ambiente familiar desfavorable a su seguridad o su autoestima, pareciera a veces preferible abortar. Aunque también hay otras opciones para evitar esos casos, como darlo en adopción (que es también una opción difícil por como ve la sociedad a las mujeres embarazadas y solas). 
Así que, tomando en cuenta estos argumentos tan contrarios, es preferible, a mi parecer, legalizar el aborto, porque las mujeres deberían tener derecho a decidir sobre su propio cuerpo (y el hecho de que los casi 300 de 500 legisladores estén en contra de la despenalización del aborto, nos dice que son los hombres los que toman esas decisiones). Y, además, sea o no legal practicar abortos o abortar, hay quienes lo hacen en clínicas clandestinas (doctores negligentes y mujeres que pierden la vida en esas clínicas insalubres). Así que, ¿no sería mejor que las mujeres pudiéramos decidir sobre nuestro propio cuerpo y, además, tener los medios para poder llevar a cabo su decisión, sea cual sea? 

miércoles, 25 de mayo de 2011

El fanatismo en las religiones

Hay muchas religiones alrededor del mundo, y todas se dicen poseedoras de la verdad absoluta e irrefutable. Y en cada religión hay fanáticos dispuestos a demostrar que ellos están en lo correcto.
Si empezara a analizar todas las religiones una por una, esta entrada sería muy pero muy extensa. Así que, como esbozo general, diré que las religiones fueron creadas por personas con creencias iguales o parecidas (esto de acuerdo a mi punto de vista). Entonces, se transmiten esas ideas de generación en generación, como una verdad irrefutable, y diciendo que cualquiera que no piense así está mal.
Cuando los niños se les enseña religión, queda grabado profundamente en su subconsciente, y, de adultos, si quieren cambiar de religión, pueden tener algunos sentimientos de culpa (involuntarios) o simplemente miedo de ir en contra de lo que se espera que sea o piense.
Luego, hay otras religiones en las que las personas se pasan de puerta en puerta intentando convencer a otras personas de que se cambien a su religión (la mejor, la única, la verdadera). (¿Y la libertad de elección? ¿Y el libre albedrío?)
Mientras, en la católica, se cometieron muchos crímenes durante la inquisición, escudándose en el nombre del Señor, para hacer todas las atrocidades que hicieron (torturas, encarcelamiento, masacres, etc..)
Además fueron a hacer la guerra a otros países (llamadas guerras santas) en las que, aquellos que las promovían, decían que era una guerra querida por Dios y que conduciría a la salvación eterna de quienes murieran en ella. Aunque en realidad, la causa de estas guerras no era siempre la religión, sino algún conflicto político, o legitimar intereses geopolíticos o económicos.
En el ámbito islámico, muchos conflictos actuales son calificados de yihad (en las lenguas occidentales, esto es lo mismo que guerra santa) en su sentido de combate, de guerra. Las acciones terroristas de carácter islamita son calificadas por sus autores del mismo modo.
Otras religiones como el judaísmo y el sikhismo (religión india) también incluyen en su doctrina el concepto de Guerra Santa.

Y cuando no ha sido así, ha habido prohibiciones algo ridículas (esta parece ser la palabra más adecuada para definirlas) que atentan contra el libre albedrío y los derechos de las personas. Como el voto de castidad que la iglesia católica impone a los sacerdotes que, aparentando seguirlo, siguen sus instintos básicos a escondidas, y no son sacerdotes, sino pederastas.
Los testigos de Jehová prohíben las transfusiones de sangre, argumentando que es la esencia de un ser vivo y, debido a ese razonamiento, muchas personas que prodrían ser salvadas con una simple transfusión de sangre, mueren.

Al parecer, en todas las religiones siempre ha habido una (o muchas) persona(s) dispuestas a lo que sea con tal de defender su religión (incluso matar o morir).
¿Qué pasaba por sus mentes en esos momento?
Jesús dejó un mensaje de paz y tolerancia para el mundo, fue alguien que actuó contra todo lo establecido en su tiempo, quitándole poder a la iglesia en ese entonces, y nunca despreciando a nadie por ser lo que fuera (pobre, pecador, extranjero, mujer, todas aquellas personas despreciadas por los seguidores de la ley de Dios -los fanáticos religiosos-).
Pero ese mensaje se interpreta diferente en cada religión (la mayoría de las veces a su conveniencia). Y si no fuera así, entonces no existirían tantas personas "religiosas", "almas caritativas", que desprecian al prójimo, y fingen bondad y altruismo en su círculo social; que predican sobre los mandamientos, que van a la iglesia todos los domingos, y sin embargo, roban, mienten, cometen adulterio, y/o asesinan.
No estoy generalizando, hay mucha gente buena (religiosa o no), que siguen sus ideales y hacen algo para ayudar a los demás. Pero, por desgracia, son las malas noticias las que llegan primero, y las buenas acciones de otros pasan desapercibidas, ocultas por las malas y las que provocan más polémica. 
(La religión ideal sería, a mi parecer, una donde todos nos tratáramos realmente como hermanos, y nos ayudáramos mutuamente. Que sea prioridad servir al pueblo, sobre todo a los más necesitados. Que haga brotar el amor de cada uno, para compartirlo con el mundo. Que promueva el crecimiento personal junto con el espiritual, para ser mejores personas cada día. Una donde todos se acepten, se respeten, se quieran de verdad. Que no se desprecie a nadie por ningún motivo banal. Que respeten la libertad de cada persona, el libre albedrío, pues la libertad es lo más valioso que tenemos...)

viernes, 20 de mayo de 2011

Temas a debatir

En el tiempo que llevo escribiendo en el blog, he publicado lo que pienso y algo de lo que leo, pero hasta ahora no había ningún tema para debatir.
La cuestión es, que en mi clase de ética, empezamos a hablar sobre temas que son como tabú para la sociedad (en México, y, supongo, en muchos otros lugares). Así que se me ocurrió publicar algo de estos temas (que es algo que iré haciendo en los próximos días). Pero esta vez, no seré la única que dé su opinión; me gustaría que, todos los que lean esto, comenten algo sobre estos temas, para crear un foro de discusión. Pueden escribir todo lo que piensen sobre estos temas, sus ideas, basarse en su propia ideología, y respetar la de los demás. Ninguna idea deberá ser criticada duramente, se respetarán las ideas de todos, y se intercambiarán opiniones. 
Ahora bien, los temas son:

  • Aborto (despenalizar o no el aborto).
  • Drogas (despenalizar/legalizar las drogas o no)
  • Educación y/o escuela
  • Iglesia y/o religión.
Así que invito a todos los lectores a compartir su opinión sobre estos temas, respetando lo dicho anteriormente. 

domingo, 15 de mayo de 2011

Introspección

Analizarse uno mismo interiormente, para ver lo que en realidad somos, para ver esa imagen que escondemos al mundo, que renegamos y que, sin embargo, es más bella de lo que imaginamos.
Porque prácticamente nadie es realmente quien dice ser; todos ocultamos algo, un secreto muy querido, o uno vergonzoso. Aparentamos ser lo que no somos para ser aceptados por los demás, decimos pensar cosas que en realidad no pensamos para no ser "diferentes" a los demás (lo cual es ridículo, pues todos somos diferentes y, si fueramos iguales, el mundo sería muy aburrido).
Pero, cuando empezamos a analizarnos, a intentar descubrir quienes somos en realidad, pasa que vemos primero todo lo malo, toda la superficie, esa imagen que mostramos al mundo, o que escondemos de él y que nos aterra. Y pasa que tenemos miedo de continuar avanzando. Pero para los valientes, que se enfrentan, aceptan e intentan cambiar todo aquello que está mal, avanzan y encuentran cada vez cosas más lindas en su interior, todo lo bueno que pueden ser, el potencial que tenemos realmente, nuestra verdadera imagen, única, original, no alterada, que ha estado siempre dentro de nosotros desde el principio, y que el contacto con la sociedad ha cambiado. En lo más profundo de nuestro ser, está una luz, que nos conecta con lo divino, y nos muestra que somos perfectos y nuestro potencial es infinito.
Adentrarnos a lo más profundo de nosotros mismos puede ser una gran aventura, que valdría la pena vivir, así que ¿por qué no intentarlo?

miércoles, 4 de mayo de 2011

El valor de las cosas

"Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde". Encierran una gran verdad esas palabras.
Todos los días, prácticamente a todas horas, nos quejamos por algo (lo que sea), hacemos una tormenta en un vaso de agua. Cosas superficiales, inútiles o sin sentido. "Quisiera ser más delgada" "Quisiera verme más bonita" "Todas mis amigas tienen novio y yo no, yo también quiero uno" "Mis calificaciones están muy bajas, tengo que subirlas" "Tengo que conseguir un trabajo porque quiero tener más dinero para comprar ________ (nombre del último artículo de moda, tecnología o novedad)", y étc. La lista es realmente muy larga, demasiado para la mayoría, pero no vemos lo verdaderamente importante, los milagros de la vida, los verdaderos momentos mágicos que existen en el día a día. 
No vemos, por ejemplo, que tenemos salud. Muchos dirán: "pero sí estoy enfermo(a)", pero no es, en la mayoría de los casos, una enfermedad grave: hay personas enfermas de SIDA, cáncer, leucemia, diabetes, son sordomudos, ciegos, tienen parálisis, entre otras enfermedades incurables. ¿Y nosotros? Un simple malestar y nos estamos quejando.
Tenemos un hogar, puede que no sea la familia perfecta, que haya quienes no vivan con sus papás, o algo así, pero somos afortunados todos aquellos que tenemos un lugar al que podemos llamar hogar.
El dinero: nunca parece ser suficiente, sin embargo, hay quienes estudian (con todos los esfuerzos para pagar su colegiatura, tal vez), quienes trabajan, quienes tienen un techo donde regresar al terminar la jornada, quienes tienen forma de transportarse (el transporte público también cuenta). Y siendo así, entonces, ¿cuál es el problema? Hay personas que carecen de un techo donde cobijarse, que no pueden pagar ni siquiera educación básica, que no tienen trabajo, y tienen que transportarse a pie (lo quieran o no).
Nos sentimos tristes, desesperados, o lo que sea por esas cosas insignificantes. Una historia real, que pude ver por mi misma, que lo ejemplifica:
Había una chava de segundo de secundaria (que llamaré Ashley), que quería ir a un concierto,el sábado por la noche, pero su mamá no la dejaba. Esta chava tenía una amiga muy linda y tierna (a la que llamaré Angélica), que estaba enferma de leucemia desde hace un año. A pesar de los muchos tratamientos, y de la quimioterapia, no estaba mejorando mucho de salud. Lo más admirable de esto, es que ella seguía siempre alegre y optimista, y hasta estaba planeando su fiesta de quince años, que sería en un año. Ashley y sus amigas iban a visitarla al hospital siempre que podían, para alegrarle el día, porque platicaban y reían con ella. Bueno, el concierto al que quería ir Ashley era el sábado pasado, y el viernes todavía le insistía a su mamá para que la dejara ir. Hasta el sábado por la mañana. No supe exactamente cuando fue, pero el domingo supe que los tratamientos definitivamente no sirvieron de nada, pues Angélica había muerto en algún momento del sábado. Y Ashley se olvidó por completo del concierto. 
Enterraron a Angélica el domingo en la tarde. Según me enteré, había un cierto alivio junto con el dolor de la pérdida, porque así, al menos, ya no sufriría su enfermedad. 
Y bueno, es una historia muy triste, pero que le podría pasar a cualquiera, y es un gran ejemplo de lo insignificantes que son en realidad nuestros problemas cuando se comparan con otros de mayor magnitud o gravedad. Con esto no me refiero a decir simplemente "qué bueno que a mi no me pasa", sino realmente estar agradecidos por las bendiciones que nos son otorgadas, enfrentar con valor nuestros miedos, y con valor solucionar nuestros problemas y, sobre todo, salir un poco de uno mismo y ver el mundo a nuestro alrededor, pero no solo verlo, sino también hacer algo, aunque sea un poco, por ayudar (y en estos tiempos, incluso otorgar una sonrisa a un desconocido, puede ayudarlo).

Por una sonrisa

20/dic/2010
Estando los dos tan alejados, los dos tan ocupados, tan inmersos en nuestras respectivas ocupaciones, tan inmersos en nuestro propio mundo, encerrados en lo desconocido que nos intimida, sólo fue necesario sonreir para establecer una comunicación sin palabras, y, por lo mismo, más perfecta. Sólo un destello de luz, que iluminó por un instante, pero una sonrisa llamó la otra, sin saber cual de las dos fue primero. Sólo eso, y entonces, viene la verdadera magia, de poder llamar a alguien tu amigo a pesar de que casi no han hablado, y ni siquiera hubiera una verdadera presentación, porque ninguno ha mencionado su nombre, y no necesitan ese apelativo para llamarse, para empezar de nuevo una conversación, que puede que ni siquiera suceda. Pero ya sé su nombre, y él sigue sin saber el mío, ¿la razón? una conversación casual, que desemboca en poder ver la credencial de la escuela en la que estudia, como si quisiera demostrar que dice la verdad, como si creyera que es necesario para que yo le crea. Y aunque no necesariamente lo es, es la razón de que conozca su nombre.
Ninguno de los dos con el suficiente valor, y cada uno tras una barrera que parece infranqueable al otro. Tan separados por cuestiones ajenas, pero sin las cuales no se hubieran conocido. Sólo hace falta que uno, sólo uno, quiera establecer una conversación hablada, pero ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? Esas barreras puede que si sean algo infranqueables.
Pero por una sonrisa, sólo por poder arrancar de sus labios una sonrisa, cualquiera se podría atrever a más; o sólo con una conversación banal, pueda establecerse otra más profunda; y es que detrás de cada tontería pronunciada por otras personas, detrás de cada ocurrencia, viene el contacto visual mientras la sonrisa permanece, como si dijera "mírame, mientras dura este pretexto bajo el cual puedo mostrarme". Y luego, las miradas que se buscan, ojos que buscan al otro, en un pequeño lugar, mientras permanezcan cerca, y que lo siguen con la mirada, y que quisieran poder hablar por sí mismos, pero sin lograr que su mensaje sea entendido.
Pero por una sonrisa, ya es mi amigo,...

miércoles, 20 de abril de 2011

Religión, fanatismo y tolerancia

¿Cambiar o no cambiar? ¿El cambio será para bien o para mal?
He visto y escuchado la opinión que muchas personas tienen sobre la iglesia y, de hecho, estoy de acuerdo hasta cierto punto con sus opiniones.
En lo que estoy de acuerdo es en que la Iglesia ha sido causa de muchos conflictos, de muchas muertes y hasta de guerras, de las cuales muchas carecían de sentido, pues se escudaban en hacer lo que hacían por Dios, para eliminar a las brujas, a los herejes y a todos aquellos que no creyeran.
Pero también, la causa no es, necesariamente, la iglesia católica, sino la religión en general.
Todos aquellos que tienen alguna religión (la que sea) la defienden a capa y espada. Esto provoca división, rencores, odio, desprecio, discriminación. ¿No sería mejor aceptar la ideología de los demás, independientemente de que estemos de acuerdo con ella o no? Siempre y cuando no afecte la libertad y los derechos de las otras personas, debemos respetar la ideología de los demás.
La religión, en sí, no es mala. Hay que respetar las creencias de cada quien.
Lo que sí podría ser malo, son aquellas personas fanáticas de la religión, para quienes todo está mal, no debería hacerse, está prohibido. Aquellas personas de mente cerrada que no aceptan lo que sea diferente a lo que dicen que debe ser, que no piensan en nuevas oportunidades, que siguen en un mismo grupo sin atreverse a cambiar. Ya he escrito algo sobre las mentes cerradas, y de esas, muchas de esas, provienen de fanáticos de la religión. La religión no es mala, lo malo es el fanatismo (religioso o de cualquier tipo), la falta de tolerancia, la discriminación, todo aquello que no debería existir pues todos, absolutamente todos, somos seres humanos, únicos, con sentimientos y forma única de pensar. Así que resalto la tolerancia.
Y aquí es donde entran las preguntas con las que comienzo esta entrada. He estado adentrándome mucho en la Iglesia, en un grupo de renovación que me encanta y en la pascua juvenil. He conocido gente nueva, y me integro más fácilmente a las actividades de canto y baile (y eso que no se bailar). Pero, de alguna manera, no soy de las que les guste hablar mucho sobre Dios o la Iglesia, o cualquier concepto teológico, ni discutir sobre eso. No tanto porque no conozca del tema, sino porque simplemente me parece incómodo, no estoy segura de la razón. Pero me doy cuenta de que estoy cambiando en mi forma de pensar. Por ejemplo, ni siquiera en mi blog he publicado entradas sobre ese tema, y las que publiqué no fueron escritas originalmente por mi. Me gusta lo que siento, me gusta el cambio, pero pareciera que me podría convertir en una fanática religiosa y eso es lo que yo no quiero.
También por eso es esta entrada: para recordarme que va a haber muchas personas que tengan ideas parecidas a las mías, pero nadie pensará nunca totalmente igual que yo. Y de nuevo, la tolerancia en primer lugar. Cuidaré, por lo mismo, de no convertirme en una fanática religiosa, y disfrutar de la compañía de absolutamente todas las personas a mi alrededor, por muy diferente ideología que tengan, lo que incluye tener presente que se puede aprender algo de cualquier persona, en cualquier lugar, y en cualquier momento, si estamos atentos.

viernes, 15 de abril de 2011

Poema en colaboración

Un día, mientras estaba con mis amigos, en el último semestre del cbtis, hicimos este poema juntos. Empezó Marlen, y luego Jhonny, Brenda, Caro, Mariela y Evelyn ayudaron, y yo escribí la última parte. Esa parte es un buen ejemplo acerca de lo que escribí en la entrada anterior, y algo de lo último que escribí con mi viejo estilo.
Junio de 2010.
Eres lo que siempre necesité
tú me has dado un nuevo amanecer.
Tu llegada le dio sentido a mi vida
y sin pensar me enamoré.
Al transcurso del tiempo
todo fue cambiando,
ya nada era lo mismo
que alguna vez fue.
Fueron buenos los momentos 
que disfruté a tu lado
pero con el tiempo
todo fue cambiando:
tus risas, tus abrazos
se me están olvidando,
ahora son solo recuerdos
de todo lo que pasamos.
Recuerdos que, aunque quiera,
no podré olvidar.
No queda nada
de lo que alguna vez hubo,
y el verte no me produce
la misma emoción.
Ya no puedo, ni quiero
más hablarte,
hemos cortado toda comunicación.
Era algo inevitable,
pero no por ello menos doloroso.
Ahora te veo como un capítulo más
añadido al libro de mi vida
y, cuando tengo que hablarte,
es como si hablara con otra persona
que no tiene importancia
dentro de mi mundo;
eres como la sombra
de lo que alguna vez fuiste;
la sombra del amigo
que alguna vez tuve.
Tu llegada me hizo
conocer la felicidad,
mas tu partida me hizo encontrar
un nuevo sentido a mi vida.